More

    Casa Batlló, una de las estructuras más importantes de Gaudí

    Casa Batlló en Barcelona

    Antoni Gaudí construyó una de sus estructuras más importantes y conocidas en un tiempo de apenas año y medio. A pesar de lo que pueda parecer a primera vista, la Casa Batlló no era un edificio nuevo sino la reforma de uno existente. La transformación muy radical y brillante en el uso de colores y formas, que nunca antes se había visto en una fachada, estableció rápidamente este edificio como un icono de la nueva Barcelona.

    La Casa Batlló, conocida popular y diversamente como Casa de los Huesos, Casa de las Máscaras, Casa de los Bostezos y Casa del Dragón, simboliza a la perfección el período de mayor madurez arquitectónica del arquitecto. De hecho, representa la combinación ideal de arte y funcionalidad, y de arquitectura y diseño, y es un edificio clave para comprender la importancia del Modernismo catalán.

    La manzana de la discordia

    Emili Sala Cortés construyó la casa en Passeig de Gràcia, número 43, en 1877. A principios de siglo, esta manzana del Eixample se convirtió en el sitio de varios edificios de arquitectos tan famosos como Josep Puig i Cadafalch (Casa Amatller) y Lluís Domènech i Montaner (Casa Lleó-Morera).

    Si bien estos edificios atrajeron nuevos clientes y fueron un sello de distinción para sus propietarios, la manzana donde se ubican fue criticada por la prensa satírica que, en un juego de palabras en catalán, llegó a llamarla “La manzana de la discordia”, refiriéndose a la rivalidad entre los arquitectos y especialmente al contraste de fachadas de sus edificios.

    Gaudí fue el último arquitecto célebre que se puso a trabajar en esta manzana y tuvo que cumplir su encargo sabiendo lo que ya habían hecho sus ilustres “vecinos”. El edificio erigido por Sala fue adquirido por el fabricante textil Josep Batlló i Casanovas en 1903 y un año después contrató a Gaudí para la rehabilitación integral del edificio. Y eso es exactamente lo que hizo el arquitecto.

    Una fachada de celebración y leyenda

    La fachada de la Casa Batlló es conocida en todo el mundo por su composición única llena de fantasía y color. Este cromatismo, junto con las ondulaciones verticales, ha hecho que este edificio sea comparado con la serie de óleos Nenúfares de Claude Monet. Otros lo han relacionado con los elementos del Carnaval porque la corona de la fachada se asemeja a un gorro de arlequín, el revestimiento de mosaico de trencadís recuerda al confeti y los balcones parecen máscaras de carnaval.

    La alusión más clara aquí, sin embargo, es a la leyenda de San Jorge, con el techo del edificio en forma de lomo de dragón, la cruz en el extremo de la lanza del caballero, el balcón de la princesa en forma de flor en flor y los huesos de las víctimas devorados por el dragón en el primer piso.

    Aparte de tales interpretaciones, esta fachada principal es un compendio de originales ideas formales y estructurales que se repiten en el resto del edificio, como las fantasiosas chimeneas de la azotea que recuerdan a las setas; la fachada posterior con su mosaico cerámico de trencadís de formas naturales y geométricas, o el espléndido pozo de luz donde Gaudí graduó el tamaño de las ventanas y los colores del revestimiento cerámico en una combinación progresiva que realza la iluminación de todo el interior.

    Vivir dentro de un dragón

    El primer piso es el piso principal o piano nobile, que originalmente fue la residencia de la familia Batlló. Aquí destaca el gran salón como un espacio lleno de luz y formas sinuosas con vistas al Passeig de Gràcia. Gaudí le prestó especial atención, con una interesante disposición de los techos y una decoración muy elaborada, jugando con luces y sombras en los distintos espacios y dando una forma ondulada a todos los tabiques. Aquí la fachada es de piedra y hay una galería donde las ventanas vuelven a tener formas sinuosas y completamente diferentes mientras que los pilares adoptan la forma de huesos con articulaciones.

    Por encima de este piso principal, cuatro pisos del edificio fueron para alquiler y un quinto piso se diseñó con buhardillas como área de servicio y almacenamiento. Es un espacio muy sugerente, evocador y puro formado por una sucesión de arcos catenarios, que transportan al visitante al interior del vientre del dragón.

    En la reforma integral del antiguo edificio realizada por Emili Sala, Gaudí amplió el espacio central, donde se ubican la escalera y el ascensor, formando un pozo de luz que se cubre con azulejos azulados que aporta mayor intensidad a la parte superior y más luminosidad a la parte inferior. De esta forma el arquitecto consigue una distribución uniforme de la luz al tiempo que transmite una sensación inequívoca de estar en el mar. Para algunos, evoca el libro Veinte mil leguas de viaje submarino de Julio Verne.

    Un bosque de chimeneas en la terraza del techo

    Dos escaleras de caracol dan acceso desde los áticos a la azotea, donde imponentes y sorprendentes chimeneas agrupadas fueron meticulosamente decoradas con trencadís de mosaico coloreado. La azotea de la Casa Batlló es una de las creaciones de artes plásticas más espectaculares de Gaudí. Construido sobre los arcos parabólicos de los áticos, es un espacio rectangular dividido en su centro por los lucernarios de los patios interiores.

    En la parte delantera hay una gran sala donde se instalaron los tanques de agua, coincidiendo con el punto más alto de la fachada. Con este diseño, Gaudí consiguió dar un sentido estético -la espalda ondulada y escamada del dragón- a una exigencia funcional de su época, cuando el agua corriente no tenía la presión suficiente para cumplir con los estándares de comodidad exigidos. Si la vista de la corona del edificio vista desde el exterior imitaba las escamas de un dragón, su lado interior, que actúa como la barandilla de la azotea, parece el caparazón de un cangrejo,

    Los cuatro grupos de chimeneas de la azotea tienen una altura de 6,10 metros y están cubiertos con fragmentos de vidrio y mosaicos de trencadís multicolores adornados con motivos florales. El conjunto se sitúa a medio camino entre el bosque de chimeneas que se puede contemplar en el Palau Güell (1888) y la azotea de la Casa Milà (1910). El diseño especial de las chimeneas evita las contracorrientes.

    Reconocimientos

    El reconocimiento unánime de la inventiva y la belleza del edificio tardó en llegar. El concurso anual de construcciones artísticas del Ayuntamiento le negó su premio en dos ocasiones, siendo el premio para la Casa Lleó-Morera, de Domènech i Montaner, y el Col·legi Comtal, de Bonaventura Bassegoda i Amigó, respectivamente, en 1906 y 1907.

    La Casa Batlló recibió finalmente su merecido reconocimiento en 1962, cuando fue inscrita en el Catálogo de Patrimonio del Ayuntamiento de Barcelona. Posteriormente, fue declarado Monumento Histórico Artístico (lo que hoy se denomina Bien de Interés Cultural) en 1969, y en 2005 fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

    En 2006 recibió el premio “Lo Mejor en Patrimonio” otorgado por los Premios Europa Nostra, valorando la recuperación integral y restauración patrimonial lograda a través de un esfuerzo financiero íntegramente privado.

    Casa Batlló

    Últimos posts

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies