More

    Ildefons Cerdà, el hombre que inventó la ciencia de la urbanización

    Ildefons Cerdà, el hombre que inventó la ciencia de la urbanización

    A mediados de la década de 1850, Barcelona estaba al borde del colapso. Una ciudad industrial con un puerto ajetreado, se había vuelto cada vez más densa a lo largo de la revolución industrial, principalmente encabezada por el enorme desarrollo del sector textil.

    La ciudad vivía a un ritmo más rápido que el resto de España y estaba lista para convertirse en capital europea. Sin embargo, su población de 187.000 todavía vivía en un área diminuta, confinada por sus murallas medievales.

    Con una densidad de 856 habitantes por hectárea (París tenía menos de 400 en ese momento), las crecientes tasas de mortalidad eran más altas que las de París y Londres; la esperanza de vida había caído a 36 años para los ricos y a solo 23 años para las clases trabajadoras. Los muros se estaban convirtiendo en un riesgo para la salud, asfixiando casi literalmente a los barceloneses, a quienes se dirigió directamente en el siguiente comunicado público de 1843:

    “’¡Abajo las paredes!’ ha dicho el consejo de esta provincia, y «¡Abajo los muros!» sin duda ha respondido a su ayuntamiento, que sabe la importancia de hacer desaparecer esta faja que nos aprieta y ahoga”.

    El trabajo de demolición finalmente comenzaría un año después. Ahora la ciudad y el gobierno español tenían que diseñar y gestionar la repentina redistribución de una población desbordada. Fue una decisión controvertida y altamente política, que finalmente condujo al plan de expansión radical del entonces desconocido ingeniero catalán Ildefons Cerdà para un gran distrito en forma de cuadrícula fuera de las antiguas murallas, llamado Eixample. En el proceso, Cerdà también inventó la palabra y el estudio de “urbanización”.

    A principios del siglo XIX, la antigua ciudad amurallada de Barcelona estaba tan abarrotada que las clases trabajadoras, la sociedad burguesa y las fábricas coexistían en el mismo espacio.

    Como no quedaba más tierra dentro de las murallas de la ciudad, se utilizaron todo tipo de inventos para construir más alojamientos: las casas se estaban creando literalmente en un espacio vacío. Se erigieron arcos en el medio de las calles para ser construidos, y una técnica llamada fachadas en retroceso vio que los frentes de las casas se extendían hacia la calle a medida que se elevaban, hasta que casi tocaban el edificio de enfrente (esta práctica fue prohibida en 1770, ya que impedía circulación la aérea).

    El tráfico, en aquellos días, los carros tirados por caballos, también era problemático: la calle más estrecha de la ciudad (ahora desaparecida) tenía solo 1,10 metros de ancho, mientras que alrededor de 200 tenían menos de tres metros de ancho. Esto, combinado con el estilo de vida mediterráneo de los vecinos (que significaba estar en la calle siempre que había luz y, en el caso de algunos profesionales artesanos, trabajar allí también), agravó la ya grave falta de higiene en la ciudad.

    Las epidemias de Barcelona fueron devastadoras: cada vez que estallaban, moría el 3% de la población. Solo el cólera mató a más de 13.000 personas entre 1834 y 1865.

    En esto entró Cerdà. Su plan consistía en una cuadrícula de calles que uniría la ciudad vieja con siete pueblos periféricos (que luego se convertirían en barrios integrales de Barcelona como Gràcia y Sarrià). El área unida tenía casi cuatro veces el tamaño de Ciutat Vella (que tenía alrededor de 2 km cuadrados) y se conocería como Eixample.

    Este ingeniero desconocido fue revolucionario en lo que imaginó, pero también en cómo llegó allí. Cerdà decidió evitar la repetición de errores pasados ​​realizando un estudio exhaustivo de cómo vivían las clases trabajadoras en la ciudad vieja. Había pensado que encontraría todos estos libros de urbanismo, pero no había ninguno. Así que se vio obligado a hacerlo él mismo.

    La mirada de Cerdà era tan cuidadosa como fascinante. El suyo fue el primer estudio científico meticuloso tanto de lo que era una ciudad moderna como de lo que podría aspirar a ser, no solo como un espacio de convivencia eficiente, sino como una fuente de bienestar (no un concepto sencillo en ese entonces).

    Calculó el volumen de aire atmosférico que una persona necesitaba para respirar correctamente. Detalló las profesiones que la población podría desempeñar y trazó un mapa de los servicios que podrían necesitar, como mercados, escuelas y hospitales. Concluyó que, entre otras cosas, cuanto más estrechas eran las calles de la ciudad, más muertes ocurrían.

    En definitiva, Cerdà inventó la “urbanización”, palabra (y disciplina) que no existía en castellano ni catalán, ni inglés o francés, y que codificó en su Teoría General de Urbanización de 1867. Su obra todavía se estudia en las escuelas catalanas hasta el día de hoy. “Las altas tasas de mortalidad de la población trabajadora, y las malas condiciones de salud y educación, empujaron a Cerdà a diseñar un nuevo tipo de urbanismo”, escribió Pallarès-Barberà en un artículo reciente sobre el distrito.

    Jardines en el centro de cada manzana; ricos y pobres que acceden a los mismos servicios; y el tráfico fluido estaban entre sus ideas revolucionarias, incluso utópicas, muchas de las cuales se materializaron al menos en cierta medida (aunque no en los jardines centrales).

    El Eixample sigue siendo una parte destacada de la imagen de Barcelona en la actualidad: los bloques octogonales, biselados en las esquinas, fueron su idea única para lidiar con el tráfico, permitiendo a los conductores ver más fácilmente lo que sucedía a izquierda y derecha. Los coches ni siquiera se habían inventado todavía, pero cuando Cerdà descubrió los ferrocarriles: “Se dio cuenta de que habría una especie de pequeñas máquinas movidas por vapor que cada conductor podría parar frente a su casa”, explica Permanyer. Incluso hoy en día, este diseño facilita infinitamente la circulación del tráfico en el Eixample.

    Y, sin embargo, ninguna de estas ideas fue bien recibida o apreciada en Barcelona en ese momento. De hecho, cuando el ayuntamiento abrió un concurso público para el plan de ampliación en 1859, lo había adjudicado a su arquitecto jefe, Antoni Rovira. Pero en una intervención inesperada, el gobierno español intervino y, a través de la creación de un nuevo ministerio de obras públicas (que de repente gobernó los ayuntamientos), impuso a Cerdà en un signo de tensiones históricas y futuras entre las administraciones central y catalana.

    Esto mancharía para siempre el legado de Cerdà en la ciudad. Un ingeniero muy viajado pero poco conocido cuando comenzó su proyecto que definió su carrera, inmediatamente los arquitectos de Barcelona desconfiaron de él, que se encontraban en medio de una considerable rivalidad con los ingenieros. Como era imposible oponerse a las sentencias provenientes de Madrid, sus oponentes intentaron en cambio desacreditarlo ideológica e intelectualmente.

    Arquitectos destacados como Domènech i Montaner (diseñador del célebre Palau de la Música) y Josep Puig i Cadafalch recortaron y patrocinaron el ancho excesivo de las calles, la monotonía de la cuadrícula y la uniformidad de las “plazas comunistas tipo falansterio”.

    “Ha ido mordisqueando y convirtiendo todos los jardines … y espacios destinados a edificios públicos en la monotonía de una ciudad americana, destinada a una tribu pretenciosa sin más aspiraciones que la aglomeración de casas para comer, beber y dormir”, escribió Cadafalch.

    Pero si los arquitectos rivales de Barcelona le dieron la espalda a Cerdà, la burguesía no lo hizo, al menos no toda. Algunos miembros fueron los primeros en beneficiarse (y pagar) de su nuevo distrito, donde familias acomodadas experimentaron y encargaron a arquitectos como Antoni Gaudí que diseñaran sus casas, convirtiéndolas en hermosas estructuras orgánicas que evocaban la naturaleza.

    Con esta explosión del modernismo, surgió una competitividad urbana tácita. Según Permanyer, tanto los propietarios como los arquitectos querían construir “la casa más grande, alta y atractiva. Por eso hay una diversidad arquitectónica tan rica en el distrito, que coincide con el toque anarquista de la burguesía local”.

    Este impulso por ser diferente está ilustrado por una anécdota que Salvador Dalí le contó una vez a Permanyer. Según el artista, cuando le preguntaron cómo quería su casa, un miembro de la burguesía dijo: “Solo pido una cosa: ¡que sea más alta que la de mi vecino, para poder orinar en ella!”.

    El plan de Cerdà, sin embargo, era una “liberación para todos”, según Permanyer. El ingeniero era un socialista utópico, y en el centro de su urbanismo había un profundo sentido de igualdad y una ideología populista.

    Había creado un barrio sin divisiones de clases donde, tanto por razones ideológicas como de salud pública, la población se distribuiría por igual y no habría áreas exclusivas para ricos o pobres. Durante las siguientes décadas, el Eixample creció con magníficos edificios modernistas codo con codo con casas artesanales que exigían alquileres mucho más baratos.

    Ramon Casas, un pintor que había crecido en una casa en sombras en el casco antiguo, fue uno de los artistas modernistas que se mudó a este nuevo distrito, y a menudo se lo podía ver paseando o en bicicleta por sus calles con otras figuras culturales. Su paleta cambió con la nueva luminosidad que dejaban entrar los balcones del Eixample, mostrando, con arte, cómo una ciudad entera estaba lista para mirar y caminar hacia afuera.

    Apenas citado en ningún libro de urbanismo que no esté escrito en castellano o catalán hasta el día de hoy, Cerdà finalmente comenzó a recibir elogios de sus compatriotas, e incluso a nivel internacional, en las décadas de 1980 y 1990, cuando los arquitectos catalanes comenzaron a revisar la historia y a reconocerlo, algo que se hizo “oficial”, cuando la ciudad fue sede de los Juegos Olímpicos de 1992.

    En estos días, Barcelona es constantemente elogiada como una historia de éxito urbano. Y su suerte está indisolublemente ligada a la obra de Cerdà, que la impulsó, en palabras de Permanyer, “de una villa de provincia donde era difícil vivir, a una ciudad verdaderamente moderna”.

    Ildefons Cerdà, el hombre que inventó la ciencia de la urbanización

    Últimos posts

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies