More

    La Sagrada Familia, la obra maestra de Gaudí

    La Sagrada Familia

    Si planeas visitar la capital catalana, la Sagrada Familia debería estar en la parte superior de tu lista de cosas para ver y hacer durante tu estancia en Barcelona. Este templo te sorprenderá, no solo por su enorme tamaño, sino sobre todo por su arquitectura de vanguardia, que muestra a la perfección la genialidad de su arquitecto, Antoni Gaudí.

    Historia de la Sagrada Familia

    Esta monumental basílica es conocida como «el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia». Aunque la fecha oficial de inicio de las obras en la basílica fue el 19 de marzo de 1882, la construcción realmente comenzó un año después, el 25 de agosto de 1883.

    Originalmente, fue el arquitecto Francisco de Paula del Villar quien estuvo a cargo del proyecto, que concibió en un estilo gótico clásico. Sus planos consistían en una iglesia de tres naves con elementos como ventanas de blíster, contrafuertes exteriores y una alta aguja, todos típicos de la arquitectura gótica.

    Pero finalmente, la obra fue confiada a Antoni Gaudí en 1883, con tan solo 31 años. Gaudí cambió por completo el proyecto original y comenzó a construir su obra más famosa, que marcó su estilo, lo dio a conocer mundialmente y le permitió ser conocido como el maestro de la arquitectura moderna.

    Desde que se hizo cargo del proyecto hasta su muerte en 1926, Gaudí trabajó para construir este templo único que pretendía convertirse en una obra maestra universal que combinara todos los símbolos del cristianismo.

    La Sagrada Familia es un templo expiatorio, es decir, un lugar hecho para conmemorar la reparación de los pecados cometidos contra Dios o las leyes de la Iglesia. La obra se financia directamente con las donaciones que hacen los visitantes y el público, lo que explica el lento avance de la construcción.

    Gaudí incluso dijo una vez que «el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia lo hace el pueblo y eso se refleja en él. Es una obra que está en manos de Dios y en la voluntad del pueblo». La construcción aún continúa hoy y su finalización está prevista para 2026, fecha simbólica del centenario de la muerte de Antoni Gaudí.

    La obra

    Gaudí era consciente de que la construcción de la Sagrada Familia duraría siglos, por lo que propuso centrarse en la fachada de la iglesia; quería que la generación que había comenzado la obra pudiera disfrutar de una forma de culminación, así como inspirar a las generaciones futuras a continuar la construcción de un proyecto que había comenzado antes de su tiempo.

    Intentó definir la construcción de la Sagrada Familia, pero solo completó los planos detallados de las tres partes más importantes: la nave central, la sacristía y la fachada de la Gloria. Estos tres planos se han utilizado para inspirar nuevas construcciones, incluida la de otras naves y torres centrales.

    Fachada de la Natividad

    La fachada de la Natividad simboliza, como su nombre indica, el nacimiento de Jesús. Construida entre 1894 y 1930, es la única fachada que se construyó casi hasta su finalización mientras Gaudí vivía. Gaudí vio la fachada como una representación de la natividad, un símbolo de vida y creación. Por eso introdujo su exuberante ornamentación, incluyendo animales y herramientas mezcladas con símbolos, como el Árbol de la Vida.

    Orientada al noreste, la fachada tiene tres entradas que representan las virtudes teologales: Esperanza a la izquierda, Fe a la derecha y Caridad en el centro, junto con la Puerta de Jesús y el Árbol de la Vida. La fachada culmina con cuatro campanarios dedicados a San Mateo, San Judas, San Simón y San Bernabé.

    La fachada de la pasión

    Las obras de la Fachada de la Pasión se iniciaron en 1954 y se terminaron en 1976, guiándose su construcción por dibujos realizados por Gaudí. El trabajo decorativo se llevó a cabo después de su finalización inicial.

    Como su nombre indica, esta fachada está dedicada a la Pasión de Cristo, lo que explica su sencillez, sin adornos y con piedra desnuda.

    Gaudí describió su diseño de la Fachada de la Pasión de la siguiente manera: «Algunos encontrarán esta puerta demasiado extravagante; quería que imponga miedo. Para lograrlo, no evité las sombras, los motivos que entraban y salían, y todo para ganar un efecto oscuro. Estoy dispuesto a sacrificar esta construcción, a cortar las columnas para dar una idea de la crueldad del sacrificio».

    La Fachada de la Gloria

    La Fachada de la Gloria será la más grande e importante de las tres fachadas, porque es la que dará acceso a la nave central de la basílica. Las obras de esta fachada se iniciaron en 2002 y, por tanto, no está muy lejos.

    Esta fachada está dedicada a la gloria celestial de Jesús y representa su ascenso al cielo. Sabiendo que no vería el inicio de esta fachada en su vida, Gaudí dibujó solo algunos bocetos que mostraban sus ideas y planes generales: representaciones de la Muerte, el Juicio Final y la Gloria, así como el Infierno para quien se desvíe del camino de Dios.

    Los campanarios que quedan por construir estarán dedicados a San Andrés, San Pedro, San Pablo y Jacques d’Alpheus.

    El interior

    Aunque el exterior de la Sagrada Familia es una obra de arte en sí mismo, no debemos olvidar mencionar su interior. Para quien tiene la oportunidad de visitarlo, el interior sorprende por su magnitud, luz y decoración, y porque este increíble monumento se sale de lo normal. Además, al igual que el exterior, el interior tiene un gran significado religioso y simbólico, basado en los Evangelios y el libro del Apocalipsis.

    El interior de la Sagrada Familia también está fuertemente marcado por el estilo personal de Gaudí e inspirado en la naturaleza. Para evitar el uso de contrafuertes góticos, creó columnas con forma de tronco de árbol, dando la sensación de estar en un bosque en lugar de dentro de una iglesia.

    La planta de la Sagrada Familia está formada por una clásica cruz latina que consta de una nave de cinco puntos flanqueada por dos lados colaterales que se abren a un crucero de tres naves y un ábside con un gran deambulatorio. Se abre a siete capillas y dos escaleras de caracol, que dan acceso a los coros que rodean el ábside.

    Las cinco naves centrales miden 90 metros de largo y 60 metros de crucero. La nave central tiene un ancho de 15 metros y un colateral de 7,5 metros, lo que le da un total de 45 metros de ancho. Respecto al crucero, el ancho de la cruz es de 15 metros.

    En cuanto a los arcos, estos tienen una forma única formada por claves perforadas para permitir la llegada del calor natural. Las claves que cubren la nave central del templo se terminaron en 1993. En la nave central, la altura del arco es de 45 metros por 30 metros. En cuanto a la altura de la bóveda del ábside, alcanza los 75 metros de altura.

    La Sagrada Familia

    Últimos posts

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies